Curaba mi alma ilustrando

De aquello que un día quise ser y dejé marchar por miedo, solo quedan unos pequeños restos.
Hace falta valor para construir tus sueños. La constancia y la dedicación vendrán después. Es mas simple lo que no se intenta, pues a error no da pie.

Recuerdo las tardes enteras dibujando. Queriendo aprender del mundo que me rodeaba, de lo que mis sentidos me mostraban. Curaba mi alma ilustrando. Dejar fluir mis sentimientos mediante los trazos y poner el corazón en cada parto de color.

Pero, como todo en la vida, una olvida lo que siempre quiso hacer. Se deja llevar por palabras hirientes, comparaciones vacías. Se maltrata y se justifica pensando que ha de ser así. La vida es mucho mas que una escala en gris.

Repites, dilatas, te engañas. Trabajas, descansas, trabajas, descansas y el tiempo pasa.

Cuando algún día reúna el valor suficiente para hacer mis sueños realidad, sé que estarás ahí, porque tú siempre creíste en mí. Creíste en mi talento, en mi debilidad y en mi capacidad de mejorar.

Me dejaste volar. Ser libre para experimentar. Y eso es algo que no se puede negar.

Solo quiero darte las gracias y decirte que algún día me verás triunfar.

Un comentario sobre “Curaba mi alma ilustrando

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s